Contenidos

También de interés


Redes sociales

Virus del Ébola

Cómo se contagia y transmite, efectos sobre la salud.

Virus del Ébola
El virus del Ébola es un virus de la familia Filoviridae que se detectó por primera vez en algunas partes de África. La enfermedad que produce es una fiebre hemorrágica viral de la misma categoría que la fiebre de Marburg, la fiebre de Lassa y la fiebre del dengue.

Hay cinco especies conocidas del virus del Ébola, clasificadas según el lugar de procedencia:
- Zaire (EBO-Z o ZEV): identificado en Zaire en 1976 (la cepa descubierta en el brote de 2014 pertenece a esta especie);
- Sudán (EBO-S o SEV): identificado en Sudán en 1976;
- Costa de Marfil (EBO-C o CIEV): identificado en el Parque Nacional de Tai, en Costa de Marfil, en 1994;
- Bundibugyo (EBO-B o BEV): identificado en Bundibugyo (Uganda) en 2008;
- Reston (EBO-R o REV): identificado en el área de Reston, en Estados Unidos, en 1983.

Las cepas Zaire y Sudán son responsables de casi todos los casos humanos. El virus filipino-americano-africano (Reston) parece ser transmisible a los seres humanos, pero sin signos clínicos. Todas las cepas de Ébola causan infección en humanos, pero sólo las cuatro primeras causan fiebre hemorrágica del Ébola.

Al igual que el virus de Marburg, el virus del Ébola pertenece a la familia Filoviridae (filovirus), y a la orden Mononegavirales (mononegavirus). Fue descrito por primera vez en 1976 por David Finkes. Los filovirus son virus de ARN de forma filamentosa, de ahí su nombre.

El principal factor de riesgo para la infección por virus del Ébola es viajar o trabajar en lugares donde el Ébola es endémico, entre ellos Sudán, la República Democrática del Congo, Costa de Marfil y Gabón. Los viajes a los bosques tropicales de África o la exposición a un brote de ébola también aumenta el riesgo de fiebre hemorrágica.

La fiebre hemorrágica del Ébola provoca un trastorno de la sangre altamente letal, que causó una mortalidad del 89% en la República Democrática del Congo, antes conocida como Zaire, entre diciembre de 2002 y abril de 2003. En otros países la infección está en progreso, con una tasa de mortalidad muy elevada.

Cuando infecta a un ser humano o un primate, el virus del Ébola se replica rápidamente en todos los tejidos, lo que lleva a la necrosis de las células. La necrosis más dañina se produce en el hígado. Cuando el sistema inmunológico del anfitrión se ve sobrepasado por la infección, se produce la muerte, conteniendo la sangre y los tejidos del huésped grandes cargas de virus. En particular, los fluidos corporales y la piel contienen un gran número de viriones, sirviendo de este modo como canales de transmisión muy infecciosos incluso cuando la persona ya está muerta.

El virus del Ébola se transmite a través de fluidos corporales como la sangre y las secreciones. La infección por ébola también puede adquirirse por el manejo de primates infectados con el Ébola, contacto con cadáveres infectados durante los servicios funerarios, y por tocar a los pacientes infectados sin ejercer la debida precaución. Se cree que la enfermedad puede ser transferida a través de partículas transportadas por el aire, pero hasta ahora no hay casos probados de este método de infección. El personal de los hospitales es particularmente susceptible a la infección durante un brote, particularmente en las naciones en las que se ha producido hasta el momento el Ébola. Las difíciles condiciones económicas y la falta de acceso a la esterilización adecuada y a prendas de protección hacen que las enfermeras y los médicos sean un blanco fácil cuando tratan con pacientes que han sido infectados con este virus.

Contrariamente a la creencia popular, el ébola no mata en cuestión de horas, y el virus se incuba durante dos semanas antes de que los síntomas comienzan a aparecer. Estos síntomas incluyen fiebre que aumenta rápidamente, un terrible dolor muscular y debilidad extrema. Otros síntomas pueden incluir diarrea y vómitos, así como hemorragias internas y externas.

Aunque los medios de comunicación suelen presentar los síntomas causados por el virus del Ébola como muy rápidos y horribles visualmente, en la mayoría de los casos hay poca visibilidad externa de la enfermedad. Aunque la hemorragia externa puede ocurrir de vez en cuando, es rara y la imagen popular de la gente con los órganos internos literalmente fundiéndose es exagerada. De hecho, a pesar de que está clasificada como una fiebre hemorrágica, menos de la mitad de los casos resultan en hemorragias. Cuando la hemorragia ocurre, sin embargo, visualmente es muy desagradable, con sangrado en la boca, los genitales, la nariz y debajo de la piel.

El primer brote de Ébola en el que se identificó el virus se produjo en 1976 en el oeste de Sudán y parte de Zaire, ahora conocido como la República Democrática del Congo. Más de 600 personas fueron infectadas y más de 400 murieron. En 1995 se produjo un segundo gran brote en la República Democrática del Congo, infectando a 315 personas y matando a 250. Desde que el virus de Ébola fue identificado, se han diagnosticado más de 1.800 casos, de los cuales 1.200 resultaron en muertes, por lo que es uno de los virus más mortales que puede afectar a los seres humanos.

Hay informes de que la ingesta de un extracto de una fruta de África Occidental ayuda a tratar el Ébola una vez que se ha contraído; sin embargo, estos informes tienen que ser aún probados científicamente. El trabajo sobre una vacuna para el ébola está en curso, y recientemente se ha probado una vacuna totalmente fiable en monos. Aunque no existe una vacuna humana con resultados positivos, el futuro es prometedor.

De momento no hay cura para el Ébola, por lo que el tratamiento se centra en cuidar el estado general de la persona suministrando líquidos y electrolitos, oxígeno, medicamentos para la presión arterial, transfusiones de sangre y tratando otras infecciones presentes.

La mejor manera de evitar el Ébola es no viajar a áreas donde se encuentre el virus.